Sofkia se apunta al método Kaizen

Sofkia se apunta al método Kaizen

kaizen

La innovación no está reñida con echar una mirada al pasado. En nuestra compañía lo estamos comprobando de primera mano estas últimas semanas en que hemos variado ligeramente nuestro trabajo del día a día. Lo que sí hemos considerado siempre innegociable es la constante búsqueda de fórmulas que hagan mejorar nuestros procesos de trabajo, haciendo nuestra labor más eficiente en la siempre compleja combinación de la optimización de recursos y ahorro de tiempo y energía con que ser más productivos.

De este modo es como hemos decidido apostar por la famosa metodología Kaizen, una forma de trabajo por la cual fusionamos el formato tradicional con el tecnológico, una interesante mixtura en una empresa como la nuestra dedicada a solucionar los problemas de la empresa de hoy en día mediante softwares adaptados a las particularidades de cada tipo de negocio.

Pero, ¿en qué consiste el método Kaizen?

Tenemos que partir de la base de que el método de trabajo Kaizen procede de la aplicación de principios filosóficos de vida, los cuales, aplicados al trabajo, buscan el logro de objetivos y la consecución de beneficios, por lo que se le encuadra dentro de la gestión de calidad de las empresas.

Hay veces que para alcanzar los resultados que perseguimos la montaña que hay que escalar hasta ellos está llena de infinidad de pequeñas tareas que, una tras otra, se hacen muy difíciles de atajar, facilitando que caigamos en la pereza o en la desidia. El Kaizen, procedente del pensamiento tradicional japonés, nos enseña que, por lejos que estén nuestras metas, estas siempre quedarán a nuestro alcance si nos planteamos la llegada hasta esta meta como una carrera de fondo en la que ir dando un pequeño paso tras otro.

¿Cómo? Una de las aplicaciones más famosas es generar una rutina en la que dediquemos un minuto diario a este objetivo. Un simbólico y simple minuto que no asusta a nuestro cerebro como sí lo hace el objetivo final. Todo lo contrario, su pequeña envergadura nos motiva a hacerlo y, conforme pasa el tiempo, a aumentar el tiempo diario que le dedicamos. De esta manera, la meta quedará cada vez más cerca nuestra sin apenas habernos dado cuenta.

¿Cómo llega Kaizen a Sofkia?

Lo hace de la mano de Miguel Perán, nuestro System Manager, quien ha sido el encargado de su instalación, puesta a punto y formación para los compañeros, unas tareas de introducción del Kaizen en nuestra empresa en las que también ha participado Joaquín Daniel Palazón, experto consultor.

El Kaizen es puesto en práctica en Sofkia a través de una pizarra electrónica, en la cual, el típico trabajo tradicional de apuntarnos nuestras tareas en post-its se hace digitalmente, asignándole a cada empleado su labor. Esta pizarra, de pantalla táctil, está en constante actualización, y al ser compartida entre los diferentes miembros del equipo, todos los compañeros se sienten partícipes de un mismo objetivo.

De este modo, con el Kaizen no solo ganamos en productividad, también en fusión de equipo, puesto que el fortalecimiento de los grupos de trabajo es otra de las ventajas que presenta, algo fundamental en todos los ámbitos de nuestras vidas. Todos juntos, comprometidos por una meta común, logramos que la productividad de nuestro trabajo aumente de la mano de también una mayor calidad del servicio, haciendo que en el proceso se creen lazos de unión entre los trabajados y, en última instancia, un mayor nivel de satisfacción en los clientes.

Leave a reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies